Home

Este año fue, sin lugar a duda, el peor año de mi vida. Fue un año de duelo, angustia, dolor y decepción. Lloré suficientes lágrimas como para llenar un océano y llegó un punto en el que creí que no viviría para contarlo. Llegué a creer que era posible morirse de la tristeza. Recibí muchos golpes, y cada que lograba pararme, algo o alguien me tumbaba de nuevo al piso. “Esto no es una pinche película de Tarantino, es mi pinche año”, dije en una ocasión. Fue un año cansado, en el cuál había días en los que tan sólo levantarme de la cama era una tarea que me parecía casi imposible.

Sin embargo, este año también estuvo lleno de aprendizajes. Sobreviví porque es lo que siempre hago. Porque a pesar de todo, mis padres me criaron para ser una guerrera. Fue un año en el que tuve que volverme a enamorar de mí misma, y no fue fácil. No voy a mentir, estoy feliz de que termine, y aunque no voy a extrañarlo, estoy agradecida por todos esos momentos de tristeza, dolor, decepción y desesperación.

Este año sirvió para dejar atrás muchas cosas. Dejar atrás personas que me hacían daño, creencias que me limitaban y la necesidad de complacer a los demás. Este año descubrí que nunca es tarde para volver a empezar. Que con el tiempo y mucho esfuerzo es posible perdonar. Descubrí que siempre hay cosas peores. Hoy entiendo que siento mucho y que por eso mis altos son muy altos y mis bajos muy bajos, pero no importa, porque soy fuerte y siempre me levanto. Descubrí que hay gente muy mala, pero que gracias a la compasión, puedo ver a esas personas con amor y ternura, en lugar de odio y desprecio.

Este año me reencontré con una gran amiga, y juntas hemos llorado, reído, creado y descubierto cosas increíbles. Este año volví a escribir, y gracias a este blog pude conectarme con personas de todo el mundo. Este año me atreví a actuar, participé en campañas publicitarias y hasta vi mi cara en un espectacular en una de las calles más importantes y transitadas de mi ciudad. Además, me conecté con mujeres increíbles a través de un club de lectura.

Este año leí más libros que nunca, estudié mucho y aprendí cosas muy interesantes. Me corté el cabello, bajé 13 kilos y me divertí un montón. Conocí mucha gente, hice nuevos amigos y hasta me hice fan de Justin Beiber. Sí, fue un año difícil, pero trabajé mucho en mí, y una vez más estoy orgullosa no ser la misma persona que era en enero.

Recordé la importancia del perdón y que muchas veces las pérdidas también son ganancias, aunque al principio no lo parezcan. También logré vencer muchos miedos. Quizá, al verme tan vulnerable, no tuve más opción que ser fuerte y encarar terribles realidades. Después de muchos años volví a nadar en el mar y superé mi aracnofobia. Logré sobrevivir a una photoshoot en un helipuerto a pesar de mi vértigo y pánico a las alturas. Me atreví a renunciar a mi trabajo y a comenzar nuevos proyectos como Utterly Disclosed.

En el 2015 trabajé con grandes amigos y eché a andar mi creatividad. Además celebré mi cumpleaños en una fiesta increíble de disfraces con tema de superhéroes y villanos y me vestí de nada más y nada menos que Thor versión femenina. Desafortunadamente lloré mucho más de lo que reí, pero nunca estuve sola, aunque así me sentí la mayor parte del tiempo.

Es extraño, pero ayer leí en mi timeline de Facebook que este año fue muy duro para la mayoría de mis amigos y conocidos. Fueron solamente unos pocos los que catalogaron el 2015 como un año bueno. Quizá este año tenía que ser así para muchos de nosotros… espantoso, lleno de cambios dolorosos y pérdidas. Lo importante es que aquí seguimos, que fuimos fuertes y que a pesar de los golpes ofrecimos la otra mejilla.

Estoy cansada y un poco abatida, pero con la fuerza suficiente para hacer del 2016 el año en el que mi vida se encamine hacia donde debe hacerlo para que pueda realizarme. Mi círculo de confianza es ahora más pequeño y ser parte de él será ahora un privilegio del que sólo aquellos que lo merezcan gozarán. Sin embargo, no dejaré de ser la persona amorosa, honesta y entregada que siempre he sido. Este año será un año de sonrisas, no les daré el gusto de amargarme o de perder la fe en el amor. Porque no importa cuánto intenten lastimarme, ofenderme o humillarme, yo soy una guerrera y tengo a mi lado gente increíble que me ama incondicionalmente, me apoya, y me da la fuerza para salir adelante.

Así que si tuviste un año terrible como yo, te invito a sonreír, y darte cuenta de que no estás solo… aquí hay alguien que pudo salir adelante, que superó una terrible depresión y logró hacerlo porque se dio el permiso de llorar, gritar y patalear el piso hasta hacerlo temblar. Si aún sientes que estás hundido en un hoyo negro y no ves la salida, no pierdas la esperanza. Respira profundo, cierra los ojos y déjate sentir. Depura tu alma y tu corazón… que tus lágrimas te purifiquen y no tengas miedo a ser vulnerable. Pide ayuda si lo necesitas y acércate a las personas que te aman sin importar cómo te sientas… llora en el hombro de tu mejor amigo y refúgiate en los brazos de él.

¡Ánimo! Juntos seremos invencibles ❤️

3 thoughts on “Lo que el 2015 dejó…

  1. Mi 2015 fue exactamente como el tuyo pero sin salir en un anuncio ni disfrazarme de Thor en mi fiesta de cumpleaños.
    Yo lo resumo que para mi el 2015 me trajo lo peor y lo mejor.
    Lo peor: un desamor, una decepción convertida en depresión.
    Lo mejor: salir de la depre, monté mi primera exposición fotográfica de un gran proyecto personal y un gran viaje!
    😉
    2016, go!!!
    Besitos guapa!

    Like

  2. Todos los buenos y malos momentos dejan un aprendizaje. Esperemos que este año sea el mejor que hayas tenido hasta la fecha.

    Que bien que nos compartes tus pensamientos, yo estoy encantado de leerlos.

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s